Terapia familiar | Las creencias irracionales
Soy terapeuta colegiada, especializada en Terapia individual, familiar y de pareja. Utilizo técnicas y conocimientos de diversas perspectivas psicológicas.
psicóloga, terapia familiar, terapia de pareja, terapia individual, terapia on-line, terapia en sitges, psicoterapia breve, centro de psicologia, terapia breve, psicoterapia individual, centro de psicoterapia, psicologos en sitges, terapia de constelaciones, sicologos, terapia de familia, psicologo para adultos.
40887
post-template-default,single,single-post,postid-40887,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5.1,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.4,vc_responsive
 

Las creencias irracionales

Las creencias irracionales

Tengo que…Debo de….Llego tarde…Ahora mismo me imagino al conejo de Alicia en el País de las Maravillas…con su reloj, con su asfixia. Y, es que las personas no somos conscientes de que, con frecuencia, no nos alteran las cosas que nos pasan, sino la manera en que pensamos sobre ellas.

Las creencias irracionales forman parte de nuestra manera de pensar. Se trata de ciertos pensamientos, ideas, que creemos que son correctos, adecuados, y cuyo origen se sitúa en hábitos que hemos adquirido a través de la educación. En base a estas ideas, realizar o no algunas conductas pueden hacernos sentir bien o mal y dar lugar a ciertas emociones.

Por ejemplo, si una de las creencias que me ha sido transmitida y que he asimilado es que debo atender a los requerimientos de cualquier miembro de la familia, porque la familia en toda su extensión es lo primero, el hecho de no atender a la solicitud de alguno de mis parientes puede hacerme sentir mal. De esta forma y, tal y como Albert Ellis (1962) consideró, nuestros pensamientos, conductas y emociones se influyen mutuamente y se convierten en algo con sentido para nosotros. Es decir, creo que debería hacer caso de la solicitud de mi primo de que recoja a sus hijos en el colegio, si bien creo que otra persona puede hacerlo; si no lo hago, me sentiré triste por no haber cumplido con la familia o sentiré rabia porque en el fondo no quiero volver a hacer de canguro de los hijos de mi primo. Pero algo me impide fallarle. Ese algo son las creencias irracionales. Se trata de dogmas, de obligaciones, de “tener que” y “deber de” que acaban dando lugar a emociones negativas e interfieren en nuestros propios deseos, metas u objetivos.

Es importante identificarlas para hacerles frente, para poder transformarlas en otras menos rígidas que nos permitan poder hacer la vida que queremos, sin fallarnos a nosotros mismos.

Algunas de las creencias irracionales que A. Ellis, creador de la Terapia Racional Emotiva, consideró son:

  • “Necesito amor y aprobación de cuantos me rodean.”
  • “Si soy una persona valiosa, tengo que ser siempre competente, suficiente y capaz para conseguir todo lo que me propongo.”
  • “Las desgracias humanas se originan por causas externas y no puedo hacer nada o casi nada para evitar o controlar la pena y el sufrimiento que me producen.”
  • “Debo pensar constantemente que puede ocurrir lo peor.”
  • “Hay que tener a alguien más fuerte en quien confiar.”
  • “Mi pasado es determinante de mi presente y de mi futuro.”
  • “Debo preocuparme constantemente de los problemas de los demás.”
No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »