Terapia familiar | ¿RESOLVEMOS CONFLICTOS?
Soy terapeuta colegiada, especializada en Terapia individual, familiar y de pareja. Utilizo técnicas y conocimientos de diversas perspectivas psicológicas.
psicóloga, terapia familiar, terapia de pareja, terapia individual, terapia on-line, terapia en sitges, psicoterapia breve, centro de psicologia, terapia breve, psicoterapia individual, centro de psicoterapia, psicologos en sitges, terapia de constelaciones, sicologos, terapia de familia, psicologo para adultos.
41096
post-template-default,single,single-post,postid-41096,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5.1,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.4,vc_responsive
 

¿RESOLVEMOS CONFLICTOS?

¿RESOLVEMOS CONFLICTOS?

Parece que últimamente entre formaciones y lecturas especializadas varias me aparece siempre la misma idea…la manera de resolver conflictos y/o aceptar la visión del otro. Pues allá vamos…al fin y al cabo es el día a día el que me inspira!!

 

Como diría Galtung, matemático y sociólogo experto en conflictos y estudioso de la paz, el conflicto es algo obvio, evidente, indiscutible en la vida, pero no tiene porque acabar mal, de forma agresiva. Como cualquier organismo vivo, los conflictos tienen un ciclo de vida: aparecen, crecen, llegan a su punto culminante de máxima tensión, declinan, desaparecen y pueden reaparecer. La clave está en como gestionarlos, en como transformarlos para que no generen violencia (recordemos que la violencia verbal es tan dañina como la física).

Aquí hablaremos de parejas, no de guerras, pero a veces…

Algunos expertos en el tema de las relaciones, entre ellos Gottman (1998), investigaron que hacían aquellas parejas cuya relación era duradera y funcionaban bien… porque duraderas hay bastantes, pero poco conflictivas quizá menos.

Pues parece ser que algunas de las parejas que funcionan bien no resuelven sus conflictos!!! Sí, no los resuelven…..

Por lo visto, y según los estudios realizados por Gottman, estas parejas los disuelven, los diluyen; es como si se evaporasen. No quiere decir que los ignoren o que eviten las discrepancia, algo poco sano desde el punto de vista relacional, simplemente no se disputan el primer premio; o sea, el tener la razón. No prima el ganar, el “ves como yo tenía razón!!!” (poned el tono y la cara adecuada…todos hemos dicho esta frase alguna vez), sino que lo que importa es la pareja.

Por ello, a la hora de tratar sus diferencias utilizan mecanismos de reparación aprendidos en el apego seguro…vaya.

La manera de gestionar el conflicto, más que la resolución del mismo, es lo que permite a la otra parte sentirse querida y respetada. Una vez más, la importancia de la forma y no sólo del contenido.

Me recuerda a las clases de matemáticas en las que el profesor o profesora te decía aquello de que, más que el resultado, lo que me interesa es el planteamiento de la resolución del problema…a ver si va a ser verdad que las matemáticas son importantes en la vida diaria!!

 

A la hora de formar pareja no podemos descargarnos de la visión del mundo que llevamos programada, generada en mayor parte dentro de nuestra familia. Visión que nuestra pareja, que creció y se educó en un entorno familiar con sus reglas, valores, creencias y patrones de interacción propios, no tiene porque compartir. Quizá lo que cueste más sea además de  aceptar que existe otra visión del mundo, que esta puede ser igual de válida que la nuestra!!!!

Ahí es donde, probablemente, se encuentre la llave para un buen funcionamiento.

 

Los estudios de Gottman también señalan que la aparición de los “4 jinetes del Apocalipsis” pueden desestabilizar una relación; estos son: las críticas, la defensividad (fruto del exceso de sensibilidad a las críticas), el desprecio y la retirada emocional (es decir, convertirse en un muro de piedra a la hora de interaccionar con la pareja). Es bien cierto que el clima en el que se desarrolla un conflicto puede conducir a la paz o, por desgracia, a la peor de las guerras.

 

Me pregunto si todo es tan sencillo como seguir con nuestro punto de vista si queremos, pero sin para ello tener que acabar con el del otro. Podría una visión muy inocente, pero quizá convenga probarlo…no se pierde nada…y puede ser que se gane mucho.

 

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »