Terapia familiar | Familias reconstituidas
Soy terapeuta colegiada, especializada en Terapia individual, familiar y de pareja. Utilizo técnicas y conocimientos de diversas perspectivas psicológicas.
psicóloga, terapia familiar, terapia de pareja, terapia individual, terapia on-line, terapia en sitges, psicoterapia breve, centro de psicologia, terapia breve, psicoterapia individual, centro de psicoterapia, psicologos en sitges, terapia de constelaciones, sicologos, terapia de familia, psicologo para adultos.
40844
post-template-default,single,single-post,postid-40844,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.5.1,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.4,vc_responsive
 

Familias reconstituidas

Familias reconstituidas

Hoy en día se oyen ideas tales como que la familia está desapareciendo. Sin embargo, la familia sigue siendo una institución social básica, si bien como sistema en continuo movimiento está sujeta a cambios fruto del contexto social y cultural de cada momento histórico. Entonces, puede ser más adecuado señalar que ya no hay primacía de la familia nuclear convencional y que nuevos modelos de la familia también ocupan el escenario; entre ellos, las familias reconstituidas.

Las familias reconstituidas se forman a raíz de segundos matrimonios o de uniones entre parejas en las que al menos uno de los miembros aporta hijos de una relación previa, aunque ambos pueden llevar hijos a esta nueva familia de creación. Este tipo de familias pueden ser resultado de divorcios, separaciones o de la muerte de algún cónyuge y siempre constituyen una pérdida y unas implicaciones emocionales a tener en cuenta a la hora de formar un nuevo núcleo familiar.

La formación de una familia nuclear convencional se realiza de forma progresiva y mediante diferentes procesos madurativos. El noviazgo, el casamiento o unión, la decisión de tener hijos y el nacimiento y crianza de los mismos. Todo ello supone años de relación, de adaptación mutua, de integrar normas implícitas y explícitas en la manera de actuar de los miembros de la familia.

En las familias reconstituidas los cambios se suceden de forma rápida y están sometidas a constantes procesos de transformación y adaptación. Hay que adaptarse a la nueva pareja; los hijos también tienen que adaptarse y aceptar a la nueva pareja de su padre o madre; si hay hijos por ambos lados, estos tienen que acostumbrarse mutuamente y aceptar que sus roles pueden haber cambiado (por ejemplo, dejar de ser el pequeño de la familia). Los procesos de adaptación también refieren al nuevo hogar, otra forma de funcionar, un espacio nuevo que compartir con gente nueva, a veces cambios de población, de escuela, etc. Asimismo, se añaden aspectos como que los miembros que vayan a formar parte de esta nueva familia no tienen todos las misma historia común; tienen modelos aprendizaje diferentes y podrían arrastrar conflictos no resueltos en las relaciones anteriores, lo que podría dificultar la convivencia y la integración al nuevo sistema familiar.

Como en todo, ciertas dosis de paciencia son básicas para el buen funcionamiento. Dar tiempo, ser pacientes, es importante para que todos los miembros de la familia se vayan acostumbrando a la nueva situación. Por un lado, dar tiempo al proceso de duelo que supone la pérdida tanto en un divorcio como en el fallecimiento de un cónyuge. En especial, dar tiempo a que los niños asimilen sus emociones, hacer que el acercamiento sea progresivo y no invasivo en esos momentos difíciles para ellos. Los modelos de relación de los que previenen no son comunes, lo que va a suponer algún impacto que otro en la manera de funcionar de otros miembros. Para asimilar estos cambios se requiere tiempo y no hay que olvidar que cada uno tiene el suyo propio.

También es importante no imponer afecto. No hay que obligar a los niños a querer a la nueva pareja del padre o madre o a sus hijos, ni tampoco obligar a la pareja a amarlos de forma incondicional, pero si inculcarles la importancia de respetarse y de aceptar su presencia en el espacio familiar que comparten. Una posible fuente de conflicto puede ser que el niño/niña se sienta desleal con el padre/madre que no es integrante de esta nueva familia. Podría sentir que lo está traicionando y resistirse a aceptar a la pareja. En estos casos, conviene hacerles entender que no supone ninguna competencia ni traición. Una madre o un padre son insustituibles, pero eso no supone fallarles o engañarles si se tiene cariño a una persona con la que se convive y que les hace sentir bien. Habrá también que observar si los celos por parte de la expareja no están dificultando las cosas. En este sentido, ayuda mucho mantener una relación de respeto con la madre o padre de los hijos de la pareja y para los niños es muy positivo si ven coordinación y entendimiento en los dos hogares.

Proporcionar un ambiente de diálogo y expresión puede ayudar a la integración y adaptación de todos. Permitir que se expresen los sentimientos, miedos o quejas ayuda a comprender la conducta del otro. No reprender si uno hijos critica a la pareja del padre/madre o a sus hijos. Lo oportuno sería dialogar e intentar entender porque se siente así. Asimismo, sería positivo fomentar buenas relaciones entre padrastro/madrastra-hijastros y entre hermanastros, de manera que la comunicación y el diálogo fluyan entre todos los miembros de familia de una forma natural. También habría que involucrar al resto de miembros de la familia extensa y hacerles partícipes y fomentar un trato comprensivo. Por ejemplo, con los abuelos podrían darse relaciones diferentes entre los hijos del primer matrimonio y otros de una segunda relación.

El vínculo padre-hijo es anterior a esta nueva pareja y a esta nueva familia, por lo que esa unión requiere también tiempo y espacio para adecuarse a las nuevas circunstancias. Una buena opción es compartir espacio y tiempo a solas para ese hijo/hija para que sienta que sigue tan importante como siempre.

Otro aspecto básico a tener en cuenta es que en ocasiones los hijos tienen dos hogares y entran y salen, a veces con asiduidad semanal. Normas distintas en hogares distintos y ,en ocasiones, en competencia pueden llevar a los hijos a querer chantajear a sus padres, a manipularlos para conseguir lo quieren. Momentos de “pues mamá me ha dicho que me lo compra” o “ él me quiere más que tu porque me deja salir con mis amigos” son ejemplos de intentos de manipulación y chantaje emocional a los que no hay que ceder. Para evitar este tipo de situaciones ayuda el remarcar que la nueva familia funciona de forma diferente y con pautas propias. Si es posible consensuar estos aspectos con el otro hogar para impedir coaliciones entre padres e hijos en contra del otro progenitor, lo cual podría no sólo ser dañino para el funcionamiento de la nueva familia, sino también para el desarrollo del hijo.

El tema de normas y responsabilidades podría crear dificultades si ambos miembros de la pareja no actúan al unísono. La autoridad tiene que ser aplicada por igual a los hermanastros, pero ello puede llevar a discusiones del estilo “tu no eres mi padre”. En este sentido es básico que no se pierda de vista que los hijos de la pareja tienen un padre/madre y que no hay que intentar ocupar su lugar. Los hijos podrían boicotear la relación de la pareja y, por tanto, la nueva estructura familiar. Para ello, convendría que la pareja acordase previamente cual va a ser la manera de funcionar como padres de esta nueva familia y a partir de ahí comunicar a los hijos y consensuar (en función de la edad de los hijos) la repartición de responsabilidades, las normas; en definitiva, establecer los límites.

Si bien una familia reconstituida, por sus características, tiene posibilidad de conflictos, la restante tipología de familias no está exenta de tenerlos. Familiares convencionales, familias monoparentales, familias extensas, etc. todas ellas son susceptibles de conflicto y dificultades de relación.

Las familias reconstituidas pueden ser una buena fuente de aprendizaje para la tolerancia ante las relaciones, de flexibilidad ante los requerimientos adaptativos de la vida, así como una manera de experimentar nuevas y enriquecedoras experiencias.

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »